Azkarrak y Trebeak vuelven a disfrutar de unas pascuas en su formato original

La Semana Santa llegó hace unos días a su fin después de los cinco días santos. Ahora,  ya con la rutina por delante y de vuelta a los colegios, las clases… ¡y también las reuniones de fin de semana! Mientras tanto, durante esos días las ramas Azkarrak y Trebeak celebraron la Pascua con otros grupos de Euskalerriko Eskautak Bizkaia y la diocesis de Bilbao, disfrutando de esta experiencia en comunidad por primera vez desde que comenzó la pandemia.

La rama Azkarrak comenzó la Semana Santa el Jueves Santo. Pasaron estos días en Bilbao concretamente en el colegio Begoñazpi junto con San Adrián, Elizalde,Gozaldi y el otro grupo de parroquia Agintza. En esta jornada trataron uno de los mandamientos dados en el Nuevo Testamento: “Amaros los unos a los otros como también yo os he amado”. Con ella comenzaron una celebración que unía a estos grupos por primera vez en Pascua. Continuaron con el lavatorio de pies. El Viernes Santo trabajaron la cita de Lucas que habla de negarse a una misma (Lucas, 9, 23-24). Hicieron una salida durante la mañana y después descubrieron a personas que, a pesar de no haber sido muy famosas, aparecen en la Biblia por entregarse a las demás. Prepararon también en grupos el Vía Crucis y a la noche lo siguieron, para terminar después con la adoración a la cruz.

El Sábado Santo descubrieron sus sentidos. Llevaron a cabo un pequeño desierto con el que reflexionaron acerca de lo que cada persona tiene para ofrecer. Aprendieron a identificar también los símbolos de la Pascua y prepararon la vigilia antes de ir a Begoña a celebrar la eucaristía en comunidad. El domingo volvieron y, a pesar de la pena por marchar, las azkarrak disfrutaron de estos días. Después de dos años de pandemia, todas necesitaban quitarse de encima las mochilas y abrirse a las demás, y el buen ambiente que generaron ayudó a ello e hizo que se quedaran con ganas de más.

Por su parte, la rama trebeak celebró la Pascua en la Ikastola Artxandape, en Bilbao, con grupos como Agintza, Indautxu, San Adrián, Meatzalde, Goizale, Txispeleta o Eskubeltz. Fueron unas pascuas enfocadas en su totalidad al servicio. Durante tres o cuatro horas, cada mañana las trebeak -divididas en tres grupos- visitaron tres centros diferentes. El primero de ellos fueron residencias de ancianos. Allí, jugaron, pasearon y hablaron con todas las personas de la residencia. Otros de los centros a los que acudieron fueron comedores sociales, donde pudieron servir la comida y alimentar a las personas más necesitadas. Por último, las trebeak también estuvieron presentes con personas migrantes o en riesgo de exclusión social. Con ellas jugaron y socializaron, aprendiendo siempre de todas sus experiencias.

Durante las tardes, la chavalería de la rama mayor hizo una lectura creyente de todo lo que había vivido durante la mañana. Acompañadas del Evangelio, llevaron a cabo diferentes reflexiones sobre las realidades que habían conocido. Asimismo, también participaron en las celebraciones de la Pascua. El Jueves Santo la última cena, el Viernes Santo la crucifixión y el Sábado Santo, en la vigilia, celebraron también la resurrección de Jesús puesto que el domingo volvían a casa. Así, las trebeak de Eskubeltz  acabaron el fin de semana con una gran sonrisa y con la satisfacción de haber celebrado sus primeras pascuas con otros grupos de Bizkaia ya que, a causa de la pandemia, aún no habían podido hacerlo. Terminaron, así, con ganas de continuar haciendo labores de servicio en beneficio de la sociedad y de conocer y participar en diferentes voluntariados.

 

 En la cuenta de Google fotos de Errekaldeberriko Eskautak estan disponibles las fotos

Partekatu!